CENTRO DE ESTUDIOS WILHELM REICH

INVESTIGACIÓN, FORMACIÓN, BIOTERAPIA

martes, 31 de marzo de 2009

Sobre la correspondencia Liebeck- Reich

Sobre la correspondencia Liebeck- Reich

«CONSTRUCCION»

Fue perseguido toda su vida por decir cosas que van siendo gradualmente acepadas. Nadie osó permanecer
a su lado hasta descubrir lo que había en el fondo de sus
pensamientos. Nunca dijo nada que haya podido
comprobarse como falso, contradecirse. Todos lo
atacaban por razones personales…. yo también (...)
Pero ese es un rencor personal. Tal vez al final no podía
elegir. Y coma decía Eva, dentro de cien años, todas esas
cosas personales dejaran de contar, lo importante es el
proceso, los principios científicos.
(Peter Reich, “Libro de Ensueños”)

En las distintas biografías escritas sobre Wilhelm Reich aparecen muchos colegas, amigos, colaboradores, mujeres en distintos períodos, y discípulos. Quiero
referirme a una de ellas, que un figura en una de las biografías más logradas, FURY ON EARTH, de Myron Sharaf; es por ello que me llama la atención.
En REICH HABLA DE FREUD, (en la segunda parte, anexo documental, correspondencia) aparecen siete cartas que se dirigen entre el lO de noviembre de 1934 y el 30 de marzo de 1935, Lotte Liebeck en Berlín y Reich en Oslo.

Por Lic. Carlos Liendro

Si a la pregunta de con quien se analizó el creador del psicoanálisis, contestan que pudo hacerlo a través de las cartas que mantuvo con Fliess (médico), es porque en esa correspondencia aparecía todo lo “transferencial’ que depositaba. ¿Qué aparecen en las cartas Liebeck-Reich?
Me referiré a cuatro puntos relacionados con: a) Freud b) Situación de la Asociación Psicoanalítica Internacional c) Técnica y teoría y d) Proyectos

Para quienes les interese profundizar en Io evolutivo de Reich, no encontré mejor forma de mostrarlo (en las cartas) ante las crisis por las que atravesaba, y esa capacidad creadora que no se doblegaba.

FREUD

En una carta que no fue enviada “ De Reich a los analistas opuestos a Freud”, marcaba la diferencia que comenzaba a tener con Otto Fenichel, y quienes se aliaban a la posición de Reich (allí aparece mencionada Lotte Liebeck y también Gero (en Alemania): “Todos Uds. Conocen mi posición, mi propia base teórica y los puntos de la teoría psicoanalítica que me hicieron entrar en conflicto con Freud”, “Por el momento sólo puedo tomar partido por mi trabajo, conciente
de que procediendo así, puedo salvar a los mejores, más revolucionarios y progresivos elementos del psicoanálisis de hundirse en el lodazal de la actual investigación psicoanalítica”. -
En la única carta que aparece de Liebeck (psicoanalista alemana), le responde sobre los estudios que está haciendo de la Obra de Freud, desde una posición muy crítica: “ Así pues, una noche encontré un ensayo de 1896 sobre ‘el papel de la sexualidad en la etiología…” y la misma noche leí “Mis opiniones sobre este papel” de 1906; ¡ Y aquí me encontré con la primera defección, el primer trabajo era lúcido, valiente, con una brillante visión acerca de la tremenda importancia del camino abierto, y de un profundo conocimiento de la humanidad en general, con la predicción de que es al siglo venidero a quien corresponde avanzar
más todavía más; sin embargo, diez anos más tarde, hallamos un hombre totalmente distinto hasta en su forma de expresarse, agrega a lo largo de sus primeras obras, despreció el factor hereditario en beneficio del elemento accidental, sólo para pasar del contrabando por la puerta trasera el mismo factor que antes había rechazado”.
Anteriormente Reich le había escrito: “Tiene usted buenas razones para sentirse aturdida leyendo a Freud: Era un hombre asombroso. Pero todavía quede yo mas impresionado por la desintegración de su trabajo”.
Ella responderá: “Tomo deliberadamente mis apuntes de las obras de 1896. De aquí en adelante los caminos se bifurcan. Así es tal como lo veo: Por un lado un continuo avance, por el otro, una lenta retirada”

En la carta del 30 de marzo de 1935 (Ultima que aparece en el libro citado), Reich le pide que sea más específica con la critica de TRES ENSAYOS DE UNA TEORIA SEXUAL, y aquí sale una confesión del orden transferencial: “El otro día tras un largo intervalo, eché una ojeada a los Tres Ensayos… y me quedé plasmado ante algunos pasajes, especialmente sobre la genitalidad. Yo mismo me he inferido un grave daño al trabajar tantos años bajo la sensación de que mi teoría de la genitalidad se basaba en la de Freud. Esto era únicamente debido a mi fijación paterna. Confío en que algún día lleve a cabo la ruptura definitiva”.



SITUACIÓN DE LA ASOCIACIÓN PSICOANALITICA INTERNACIONAL

El contexto en el que se encontraba Reich a fines del ‘34, era el siguiente: Había tenido que salir de Alemania -por el ascenso del nazismo-, de Copenhague y de Malmô (Suecia). Llevaba casi dos anos en el exilio, había sido expulsado del partido comunista y le pedían que aceptara el retiro de su nombre en la Asociación Psicoanalítica de Berlín. Por ese periodo el levantaba la bandera del psicoanálisis dialéctico materialista, los conflictos los arrastraba desde Viena: “Los ataques que los miembros más destacados de la Asociación de Viena (Deutsch, Federn, Numberg) a mi teoría del orgasmo, fueron los primeros signos del conflicto entre el psicoanálisis materialista-dialéctico y el psicoanálisis burgués, en un tiempo en que ninguno de los dos bandos se percataba de ello. Pero Freud sí parecía advertir la radicalidad del conflicto”.
Responde a aquellos que decían: “Mientras sea posible debe mantenerse a Freud al margen del conflicto”, diciendo: “Trascendental debate entre Psicoanalistas materialistas dialécticos y burgueses, mostrará en primer lugar cuando el Freud científico entró en conflicto con el Freud filosofo burgués.
Mostrará la contradicción entre la realidad sexual y la ideología social. Por eso Reich, volverá de lo reprimido, en mayo del ´68.
El 7 de enero 1935, le relata sobre la posición del psicoanálisis (“Considero que el psicoanálisis se ha aislado de la realidad”) y manifiesta su confianza: “Incluso fuera de la IPV existen muchos círculos interesados que puedo calibrar por su interés creciente”. “Soy el único que tiene algo para dar, y quienes lo quieran que vengan a mí, pues yo puedo esperar. Durante años he estado implorando comprensión. Pero ahora ya estoy harto”. Reich ya había sido expulsado de la Asociación Psicoanalítica Internacional.


TECNICÁ Y TEORIA

En primera carta que le envía desde Oslo, le aclara que el concepto de masoquismo (en Análisis del carácter) supera el enfoque metafísico que tiene el “Instinto de muerte”. Había escrito “El Carácter Masoquista” oponiéndose a la teoría del instinto de muerte.
“¿Cómo va el trabajo del que me habla Ud. en su carta no hace mucho?, ¿Consiguió buenos resultados en su actividad caracterológica? .Yo estoy aprendiendo constantemente y ahora empiezo a aprender la relación entre el masoquismo y la libido estásica.”
Desde 1924 vendrá trabajando en el análisis de las resistencias (luego técnica del análisis del carácter) y la teoría del orgasmo.
En la carta que le dirige Reich, con fecha 5 de febrero de 1935, explica la intervención que tuvo con una paciente que estuvo en tratamiento analítico tres años y medio con Kempner, Pfister y Fenichel (Ocho meses): “Es una joven básicamente llena de vida, que me contó que solía tomar veronal por capricho y por rencor para demostrar a F. lo que pensaba de él. F. comenzó a sentir una tremenda angustia, y cuanto mayor se hacia esta, más se vengaba ella en esta forma”. Hasta aquí describe que había sucedido, comenzará a relatar su técnica de intervención. “Hoy ha tenido la primera sesión. Inmediatamente advertí lo que tres o cuatro años antes no hubiera visto probablemente hasta mucho después: actitudes de rigidez corporal, tiesa como un garrote, los brazos estirados, las manos entrecruzadas, la cabeza prácticamente estaquillada. Sus labios apenas se movían al hablar, la voz sin timbre, muy baja, casi inaudible”.
En este pequeño informe, aparece un esbozo de lo que luego desarrollará en la terapia orgonómica que se diferencia de la bio-energética.
“Empecé a describir lentamente su actitud, rasgo por rasgo: boca, voz, postura, rostro de máscara, su cabeza virtualmente estaquillada. Al cabo de unos 15 minutos empieza a hablar queda y aceleradamente, recordando de súbito la angustia que sentía ante las operaciones, cuando era una niña; que siempre estaba rígida, a la expectativa; que en una ocasión se enfadó con su madre porque por algún pretexto la llevó engañada al médico. Y esto le dolió muchísimo. La postura se hizo más rígida todavía. Me vino una idea a la cabeza: cadáver.”

Así como antes Reich criticaba que en la teoría y la técnica psicoanalítica comenzaba una preponderancia de la interpretación simbólica sobre los temas de la economía dinámica y la genitalidad, ahora iba a aclarar la cuestión del tiempo y el dinero: “Confieso que me sentí aturdido, ¡¡¡ Tres años derrochando dinero, esfuerzos y la propia vida!!!. Me sentía complacido y un poco orgulloso de haber encontrado un camino”
A.S. Neill, que fue paciente de Reich, también afirmó esto: “Logré en seis meses, lo que me había llevado años de análisis”.
Le deja a Liebeck, algunos consejos sobre su técnica: “Ahora me acuerdo: Elsa me escribió que cuando fue analizada no podía hablar. Olvidé contarle a Ud. que tenia característicos movimientos bucales. No hablaba o hablaba poco, a menos que primero se le hiciera consciente el entumecimiento de su cuello.
Procure observar esto. Cada silencio - y esto lo acabo de aprender hace poco - deriva de la angustia expresada a través de la tensión de la musculatura del cuello. Esto es muy importante al principio y si se utiliza adecuadamente, puede evitar meses de trabajo.”
Reich pasaba del psicoanálisis a una terapia activa, llamada (transitoriamente) economía sexual y luego vegetoterapia. “No hay día que no me enfrente con nuevos problemas técnicos que, como consecuencia, traen aparejados nuevos problemas teóricos.”, escribe con fecha 15 de enero de 1935; allí queda en enviarle su escrito “Contacto psíquico y corriente vegetativa”. Uno de los trabajos pioneros en psicosomática.


PROYECTOS

Decía que en estas cartas aparece (como en un montaje de película) un método de trabajo, la construcción de la teoría, las condiciones por la que atravesaba, todo esto en una especie de escala evolutiva. Pero donde mejor se ve plasmado “el genio”, la originalidad de su obra, es en los relatos que hace de los proyectos.
“Mañana tendré la primera reunión decisiva con el fisiólogo. Estoy muy animado” escribe en su primera carta. Harald Schjelderup director del Instituto Psicológico de la Universidad de Oslo, que se había formado con Reich en Dinamarca lo invita a dar una serie de conferencias sobre análisis del carácter y biofísica en el Instituto. Pronto tendrá a su disposición los equipos del laboratorio para trabajar sobre la naturaleza bioeléctrica de la sexualidad y la ansiedad.
Ilse Ollendorff escribe sobre esa época: “Por un buen tiempo, Reich había pensado que seria posible medir eléctricamente la excitación de la energía biológica en las zonas energéticas del cuerpo; que a través de reacciones vagotónicas y simpáticotónicas como las expresadas, por ejemplo en la contracción y relajación de los músculos o la apertura y cierre de válvulas, sería posible mostrar experimentalmente la antítesis de las reacciones de placer y ansiedad basándose en las funciones del sistema nervioso autónomo.”
A principios de la década del ‘30, los ingleses inventaron el electro-encefalograma y se estaban realizando novedosas experiencias en neurofisiología.
Reich, informado como estaba, decidió aplicar esa técnica e instrumental al estudio de la sexualidad y la angustia
La carta del 7 de enero de 1935 informa que Reich dirigirá un curso clínico permanente y un seminario técnico en la universidad.
Su discípula no es solo crítica en la obra de Freud, también hará comentarios sobre el análisis del carácter. En esa misma carta vuelve sobre el tema de “La profilaxis de la neurosis”. Reich escribe “No puedo negar que a veces me siento aturdido cuando observo el nuevo panorama y las tribulaciones que plantea el conocimiento de las tareas futuras. Hace un momento se me ocurrió que podía abordar el problema de la profilaxis de las neurosis, en su concreta realidad práctica, yendo a un jardín de infancia, en donde podría estudiar el congelamiento emocional de los niños, mediante observación directa y hallando las vias de su prevención. “EN LA DECADA DEL ´40 ESTUDIARÁ EL ACORAZAMIENTO DEL BEBÉ”

En la última carta se habla de las consultas que le hace Liebeck, él responde: “Lo que me cuenta Ud. de sus casos, hace tiempo que me es familiar, aunque hasta el momento no he sido capaz de elaborarlo por completo en su aspecto teórico. La dolorosa visión de una tierra yerma de vida aún apenas nacida: el fantástico miedo a la felicidad; la reactivación de las mas profundas —casi biológicas diría— reacciones de descarga; la timidez por enfrentarse con la realidad de una manera sana, etc. De las últimas etapas de los historiales clínicos llegue a deducir el miedo de la gente a la teoría del orgasmo, e incluso mas, su falta de comprensión, que expresa una represión de su mejor criterio de conducta”.
Concluye la carta avisándole sobre el inicio de los primeros experimentos registrando el potencial de las zonas erógenas. Le pide que trate de encontrar un electrofisiólogo que esté familiarizado con el oscilógrafo y conozca la fisiología de la piel y el sistema nervioso vegetativo.


¿Por qué considero estas cartas importantes? Porque muestran la construcción de una teoría y una práctica. En “La función del Orgasmo” (1942) deja una lúcida aclaración (para los futuros grupos y generaciones) “Un grupo sostendrá que la función sexual está subordinada a la función vital general y que, por consiguiente, puede ser descartada. El otro grupo se opondrá radicalmente a esa afirmación y tratará de salvar el honor de la investigación sexual científica. En esta lucha, la identidad básica del proceso sexual y del proceso vital podría olvidarse fácilmente. Quizás yo mismo pudiera entregarme y repudiar lo que en años de juventud y lucha fuera una honrada convicción científica. El mundo fascista todavía puede volver a triunfar como lo hizo en Europa…”
¿Qué está sucediendo en Austria con la llegada al poder del neonazismo?, ¿Qué está pasando en España con la xenofobia hacia los marroquíes?, son preguntas para reflexionar.


Artículo aparecido en Orgonociencia 5 (revista de Uruguay, año 2000)
Forma parte del libro pronto a editarse: “UN TAL DR. REICH” de Carlos Liendro

domingo, 15 de marzo de 2009