CENTRO DE ESTUDIOS WILHELM REICH

INVESTIGACIÓN, FORMACIÓN, BIOTERAPIA

viernes, 13 de diciembre de 2013

LOWEN Y PIERRAKOS



En 1953, Lowen  conoce a otro colega, también seguidor de Reich; se trata de John C. Pierrakos, con el que pronto establece una buena amistad. A los dos se unió en poco tiempo otro terapeuta, William Walling, que procedía también de la escuela fundada por Reich. Los tres, sin embargo, ya no se encontraban por entonces conectados con la organización creada por Reich.
El resultado de la asociación con Pierrakos fue un programa de seminarios clínicos, en los cuales no sólo se trabajaba de forma personal con los pacientes, sino que también enseñaban a otros terapeutas las bases en las cuales se apoyaba el enfoque corporal.
La muerte en prisión de Reich, en 1957, convenció a Lowen de que el hombre no puede salvarse a sí mismo. Pero este concepto de la salvación era algo que todavía se le escapaba, porque si bien en su caso había concluido con todo éxito la terapia reichiana, sabía que aún tenía muchas tensiones en su cuerpo que le impedían conseguir el estado de libertad y alegría que deseaba.
Convencido de que el enfoque tenía que ser corporal, decidió ponerse a trabajar con John Pierrakos. Así fue cómo nació la idea de la Bioenergética, con el trabajo sobre el cuerpo que ambos terapeutas emprendieron. La asociación con Pierrakos duró algunos años y a lo largo de ellos Lowen realizó un tipo de terapia muy distinta a la que había llevado a cabo con Reich. Dirigía en gran parte el trabajo corporal, concentrándose sobre todo en la liberación de las tensiones musculares más que en la esfera de la sexualidad.
El trabajo corporal que empezó a desarrollar consistía en una serie de posturas y ejerciciosque todavía se practican hoy en bioenergética. Trabajaba con las piernas y con posturas erguidas, en lugar de horizontales, como prefería Reich. Estiraba los miembros y preconizaba una serie de ejercicios con objeto de movilizar la energía corporal
Como sucedió con Reich, Lowen terminó separándose de Pierrakos, que creó su propia escuela terapéutica a la que denominó «Corenergética». Durante la década de los ochenta, y a pesar de su avanzada edad, Alexander Lowen siguió trabajando en su escuela, convencido del principio que había mantenido desde que inició su terapia bioenergética: la vida del individuo es la vida de su cuerpo,

sábado, 7 de diciembre de 2013

Fritz Perls y la terapia gestaltica



Perls y Wilhelm Reich

- Fue su cuarto analista.
- Mientras Freud y el psicoanálisis separaban cada vez más "estructura" de "energía"
(interesándose en la primera), Reich siguió trabajando con los problemas de la economía energética a
través de la cual se manifestaba y se mantenía la neurosis. Investigó cómo en las perturbaciones psíquicas
se solidificaba esta energía y se le impedía fluir, desarrollando las nociones de potencia orgásmica y
estructura del carácter.
El estudio de los ritmos corporales y de la coraza caracterial desembocó en la vegetoterapia, nombre dado
a su enfoque y origen de a bioenergética (Lowen) y la core-energética (Pierrakos).
- Reich pone la salud anímica en la "potencia orgásmica" -entendida como la capacidad de
entregarse, sin inhibiciones ni bloqueos, a la corriente de energía biológica- que se descarga
preferentemente en contracciones musculares involuntarias.
- A las resistencias individuales las llama "coraza caracterial".
En esta coraza permanece ligada una parte de energía y sirve al mismo tiempo como defensa frente
a excitaciones emocionales.
- Reich descubrió más tarde tensiones y endurecimientos musculares típicos, que producían
 rigideces características en la postura y la expresión: las llamó "armadura muscular".
- En la "coraza caracterial" se contiene la "biografía cristalizada" de un individuo,
la "suma funcional de todas las viviencias pasadas"; la terapia consiste en disolver la coraza y hacer que
vuelvan a circular las emociones que se habían solidificado, restaurando la capacidad de ser espontáneo,
sin angustia ni inhibición: ésta es la potencia orgásmica -donde lo psíquico y lo corporal se condicionan
vegetativamente y funcionan como un sistema unitario-.
- Esta superación de la dicotomía mente-cuerpo, rescatando la importancia del segundo,
influyó en Perls, quien reconoce la enseñanza reichiana en su valoración del "cómo", en vez del "qué" o del
"porqué".
- Funcionalmente la armadura corporal se articula en siete segmentos: ocular, oral, cervical,
 torácico, diafragmático, abdominal y pélvico. En el torácico se petrifican la ira, el llanto y la añoranza. En general,
 el trabajo energético es de arriba-abajo, hacia el segmento pélvico (lo que indica el claro
componente sexual de la concepción reichiana de la resistencia).
- La gestalt es una de las herederas espirituales de las teorías de Reich por su acento en
la sensación, la experiencia organísmica y la expresión inmediata y directa.

Enfoque de la Bioenergética




TRABAJO CORPORAL  DESDE EL ENFOQUE DE LA BIOENERGÉTICA

 Cualquier terapia es un proceso de conexión con uno mismo en el que 
la relación con el propio cuerpo es fundamental.
 La bioenergética considera al ser humano como una unidad de conciencia, producto de la interacción de diferentes campos de energía.
  Lo que ocurre en el cuerpo afecta a la mente y viceversa. La bioenergética ayuda al individuo a recuperar la unidad cuerpo/ mente (separado en nuestra cultura y educación). También posibilita la salud emocional, un incremento en la energía vital y por tanto, un mayor goce en la vida corporal.
El cuerpo no solo son átomos, células u órganos, sino que es la manifestación material de todo un proceso multidimensional. Con el trabajo bioenergético, la persona aprende a leer y sentir su cuerpo, obtener cada vez más información de sí mismo, lo que le permitirá entre otras cosas, saber detectar la salud o enfermedad física, las tendencias de carácter, los bloqueos y tendencias emocionales.

El Análisis Bioenergético es un método terapéutico desarrollado inicialmente por el Dr. Alexander Lowen y John Pierrakos, a partir de los trabajos de Wilhelm Reich, discípulo y contemporáneo de Freud.

Afirma que lo más importante en las experiencias humanas es que encuentran su expresión no solo en la función mental-psíquica sino también en el cuerpo: en la postura, en patrones de reacción y también en inhibiciones de la movilidad, respiración y expresión. Estos patrones corporales representan una estructura caracterológica que influye en la percepción física del yo, en la autoimagen y en los patrones básicos de intercambio con el medioambiente.
Según Lowen suspendemos nuestros sentimientos e impulsos como resultado de una vuelta atrás en la expresión, y que esta regresión expresiva se convierte en una actitud habitual e inconsciente del cuerpo. Argumenta, por ejemplo, que la depresión puede ser curada a través del trabajo corporal, porque “la relación entre la depresión y la respiración deprimida es tan grande que una técnica que active la respiración, suelta la agarradera del estado de ánimo depresivo”.
Para Lowen, el objeto de la bioenergética es ayudar al hombre a reconquistar su naturaleza primaria. Libertad en los movimientos, gracia y belleza son los atributos naturales de todo organismo animal.

EL TRABAJO CORPORAL BIOENERGÉTICO

El cuerpo es la sede de la experiencia del crecimiento, dolor y placer, sensaciones y emociones. La multiplicidad sensorial desborda, muchas veces, la propia capacidad de integración mental, siendo imprescindible desarrollar una expresión “no-verbal” para evitar el conflicto y la enfermedad.

Los sentimientos, las emociones y los pensamientos son procesos biológicos cuyas características pueden ser conocidas, en cada persona, observando cómo la energía del cuerpo se moviliza. Como ejemplo, basta recordar lo que nos ocurre con cualquier emoción.

Las dificultades para conectar con sentimientos, deseos o necesidades están vinculadas a patrones de funcionamiento corporal en los que existe reducción de la motilidad y de la percepción del conjunto o de segmentos corporales. Por ejemplo, la respiración torácica se reduce, cuanto mayor es la fuerza con que, reiteradamente, la persona evita contactar con determinados sentimientos.
Relajando tensiones musculares y ampliando la expresión emocional se facilita la percepción de movimientos y segmentos corporales “bloqueados” y así la persona puede conectar mejor con esos contenidos emocionales y recuerdos que son imprescindibles para encontrarse a sí misma.

Algunos conceptos básicos en Bioenergética  son:

                LA CORAZA: Se trata de ciertas áreas del cuerpo donde las defensas psicológicas han sido fijadas en la musculatura a través del tiempo, por un origen traumático o con la repetición patrones defensivos. La función primaria de esta organización defensiva es proteger al niño de un conflicto entre sus necesidades afectivas y psicológicas básicas y la respuesta de su entorno. Se origina así una restricción de los flujos naturales de energía, impulsos nerviosos, etc. Implica el aumento de la musculatura, engrosamiento estructural, menor movilidad, debilidad en los tejidos o grasa subcutánea extra.
                LA ENERGÍA CORPORAL es descrita ampliamente como una realidad que ha sido denominada, a lo largo de la historia de la humanidad de variadas formas: Ki, Chi, Prana, etc. Este tipo de energía es el vehículo de los procesos vitales de un organismo vivo. La mayor o menor energía se deduce por las muestras de “vitalidad” que da una parte o el conjunto de una persona (brillo de los ojos, color de la piel, movilidad, calor, gestos, actitudes, etc.). La energía fluye libre y sin obstáculos cuando la persona puede tolerar conscientemente lo que siente y puede ser expresado.
BLOQUEOS: semejantes a las corazas musculares, las áreas corporales y emocionales que se evita que entren en funcionamiento (que cobren vitalidad) se dice que sufren un bloqueo de la energía. Estos bloqueos o cortes de la energía se dan en diferentes segmentos, a menudo en la cintura (diafragma), pelvis, tórax, garganta y articulaciones.
ENRAIZAMIENTO: Estar enraizado es estar apoyado, conectado a nuestros pies y piernas que nos hacen sentir el apoyo sobre el suelo y, al mismo tiempo, conectado energética y sensorialmente a nuestras emociones y sentimientos más profundos.
El trabajo corporal incluye procedimientos manipulativas y ejercicios especiales. Estos ejercicios están dirigidos a ayudar a la persona a tomar contacto con sus tensiones corporales y a liberarlas a través de movimientos físicos.

ENCUADRE DEL TRABAJO:
En grupo semanal, donde, además de ejercicios bioenergéticos,  incluimos estiramientos, baile, relajación o masaje, que permiten soltar progresivamente la estructura defensiva de la persona y permite que se recupere una mayor libertad de expresión del ser en los niveles físico, emocional y mental.


BIBLIOGRAFÍA:

LOWEN, Alexander Bioenergética México. Ed. Diana 1982
LOWEN, Alexander La Depresión y el Cuerpo Madrid. Alianza Editorial 1982
LOWEN, Alexander El miedo a la Vida México. Ed. Lasser Press 1983
LOWEN, Alexander El Lenguaje del Cuerpo Barcelona. Ed. Herder 1985
LOWEN, Alexander & LOWEN, Leslie Ejercicios de Bioenergética Málaga. Ed. Sirio 1988
LOWEN, Alexander El Amor, el Sexo y la Salud del Corazón Barcelona. Ed. Herder 1990
LOWEN, Alexander La Espiritualidad del Cuerpo Barcelona. Ed. Paidos 1993
LOWEN, Alexander La Experiencia del Placer Barcelona. Ed. Paidos 1994
LOWEN, Alexander El Gozo Argentina. Ed. Era Naciente 1994
LOWEN, Alexander La traición al cuerpo Buenos Aires. Ed. Era Naciente 1995
LOWEN, Alexander El narcisismo. La enfermedad de nuestro tiempo Barcelona. Ed. Paidos 2000
RAMÍREZ, José Agustín Psique y soma. Ed. T. bioenergética Desclée de Brouwer, S.A. 1998
REICH, Wilhelm La función del orgasmo Barcelona. Ed. Paidós 1981

REICH, Wilhelm Análisis del carácter Barcelona. Ed. Paidós 1986