CENTRO DE ESTUDIOS WILHELM REICH

INVESTIGACIÓN, FORMACIÓN, BIOTERAPIA

martes, 1 de abril de 2014

Introducción a la Coraza Muscular

 Nota aclaratoria (Existen nuevos 'puentes' entre las terapias reichianas y otras técnicas y filosofías orientales.  Reich nunca relacionó directamente estos enfoques, pero hoy se siguen investigando y generando nuevas alternativas)



CORAZA MUSCULAR

Wilhelm Reich introdujo en la psicoterapia el concepto de coraza muscular.  Se trata de una tensión muscular crónica que compromete la musculatura profunda originada durante nuestra infancia. Toda coraza constituye una función defensiva.
La coraza muscular es una especie de conciencia del sentimiento que acumulamos en nuestro cuerpo. Debido a que con el paso del tiempo olvidamos episodios de nuestra infancia, especialistas de la psicología hablan de la historia congelada. Y son esos sentimientos y emociones no expresados y olvidados los que limitan nuestra manera de sentir y actuar en el presente.
Pero este encierro de los sentimientos se traduce también a nivel físico y se plasma en la postura corporal. Así podemos distinguir al tímido, al temeroso, al autoritario, al seductor o al arrogante. Y por tanto, implicará un modo de moverse, de caminar, de sentir, de relacionarse, de pensar, y en definitiva, de ser. Wilhelm Reich fue discípulo de Sigmund Freud. Introdujo la idea a partir de su historia personal, que cada individuo crea unos anillos transversales de tensión que se manifiestan como contracturas crónicas de la musculatura profunda. Resultado: una Plástica o Postura Corporal; el modo en que nos sostenemos. Estos anillos de tensión, condicionan la libre circulación de energía. Y aquí surge la unión con el yoga: si se obstruye o limita esa circulación de energía se afectará el nivel vibracional de cada chakra, así como también el modo de sentir y relacionarse con el mundo. A partir de la relación entre Chakra y Coraza se fueron desarrollando los objetivos para el desarrollo armónico de los diferentes aspectos de la persona representados en los siete centros para:
-Desplegar, desarrollar e integrar estas energías a la conciencia y a la vida.
-Equilibrar y armonizar lo que esta de más y lo que está de menos.
-Abrir nuevos canales para la circulación de energía, esto es modificar la postura.
-Dar una salida a través del Movimiento y la Expresión aquello que quedó contenido en la Postura.
-Encontrarse con uno mismo.
Cada uno de estos objetivos se corresponde con las distintas etapas de las sesiones de Movimiento Correctivo, Movimiento Expresivo, Centramiento y Alineación de la Energía.